DESPIERTA, ENTRA EN CALOR Y LEVÁNTATE

 Esta rutina es un regalo de Kundalini Yoga para aquellos días en los que te tienes que levantar y no quieres hacerlo.

Si antes de elvantarte, y aún antes de abrir tus ojos, te regalas un minuto haciendo las siguientes acciones, preservarás tu salud y evitarás las enfermedades.

  1. Aprieta los dedos de las manos y luego suéltalos y relájalos.
  2. Mueve en círculo tus hombros.
  3. Tensa y relaja tu baja espalda.
  4. Puntea con los dedos de tus pies .
  5. Con tus manos al lado del cuerpo, estira todo tu cuerpo.
  6. Enróllate como una serpiente, 10 cm a la derecha y 10 a la izquierda.
  7. Pon las palmas de tus manos sobre tus ojos y ábrelos mientras tus manos los están cubriendo. Después retira lentamente las manos. De esta manera, tus ojos se van a ir adaptando lentamente a la luz.
  8. Masajeta tu boca y tu cara con las palmas de ambas manos.
  9. Estírate como un gato, a la izquierda y a la derecha.
  10. Levanta tu cabeza lentamente y abraza tus rodillas llevándolas hacia tu pecho.

Ahora levántate y empieza tu día.

***********************************+

CUENTO SUFÍ.

Una tarde, Rabiya -una famosa mística sufi- estaba buscando algo en la calle, junto
a su pequeña choza.
Se estaba poniendo el sol y la oscuridad descendía poco a poco.La gente fue congregándose, y le preguntaron:
-¿Qué haces? ¿Qué se te ha perdido? ¿Qué estás buscando?
Ella contestó:-Se me ha perdido una aguja.
La gente dijo:Se está poniendo el sol y va a resultar muy difícil encontrar la aguja, pero vamos a ayudarte. ¿dónde se te ha caído exactamente? Porque la calle es grande y la aguja pequeña. Si sabemos
exactamente dónde se ha caído resultará más fácil encontrarla.
Rabiya contestó:-Más vale que no me preguntéis eso, porque en realidad no se ha caído en la calle, sino en mi casa.
La gente se echó a reír y dijo:-¡Ya sabíamos que estabas un poco loca! Si la aguja se ha caído en tu casa. ¿por qué la estamos buscando en lacalle?
Rabiya replicó:-Por una razón tan sencilla como lógica: en la casa no hay luz y
en la calle aún queda un poco de luz.
La gente volvió a reírse y se dispersaron.
Rabiya los llamó y dijo:-¡Escuchadme! Eso es lo que haceis vosotros. Yo me limitaba a mostraros vuestro ejemplo. Os empeñáis en buscar la dicha en el mundo exterior sin plantear la pregunta fundamental:
“¿Dónde la has perdido?”. Y yo os digo que la habéis perdido dentro.
La buscáis fuera por la sencilla y lógica razón de que vuestros sentidos
están abiertos hacia el exterior: hay un poco más de luz.
Vuestros ojos miran hacia fuera, vuestros oídos escuchan hacia fuera, vuestras manos
se tienden hacia fuera; por eso estáis buscando fuera.
 Por lo demás os aseguro que no la habéis perdido allí, y lo digo por experiencia propia.
Yo también he buscado fuera durante muchas, muchas vidas, y el día que
miré dentro me llevé una sorpresa. No hacía falta buscar y registrar;
siempre había estado dentro…..
Anuncios
Esta entrada fue publicada en FILOSOFIA, YOGA INFORMACION y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s